MARTÍN BUSCAGLIA EN CAFF

DELIVERY SET-LIST: “CEREBRO, ORGASMO, ALQUIMIA, BUSCAGLIA”

Por Ma. Antonella Cozzi

Fotos: Gonzalo Villanueva

Si alguna pincelada le faltaba sumar a Martín Buscaglia para convertirse en el genuino retrato del “Hombre Orquesta” del siglo XXI, den por hecho que fue consumada el pasado 7 de julio. No caben dudas: el uruguayo es un demiurgo musical dueño de una fuerza creativa y creadora irrefrenable y nos lo demostró una vez más. Esta vez, en el escenario del CAFF (Club Atlético Fernández Fierro), y en el marco de su gira por Argentina, acompañado sólo por sus instrumentos, su máquina de loopear , un sintetizador y su característica complicidad compositiva con el público.

Entre Trapiches Malbec y empanadas varias, el clima pseudo-peñero de la noche no dejó de ser tal cuando alrededor de las 22 comenzó a sonar la dulce “Altas Horas”. Buscaglia, despojado, armado solamente con su guitarra y su carisma, dio comienzo a su no-tan-típica travesía sonora que, en esta oportunidad, tuvo forma de “experimento”.

“Después les cuento un par de ideas que tengo”, sentenció. Y sonó a advertencia peligrosa. El cantautor se traía un plan piloto esbozado que justificaba el nombre del show (Llame Ya) y que formaba parte de una línea de formato inédito. Haciéndonos conejillos de indias autoentregados a su voluntad, los pasos fueron simples y la consigna, clara: llamando al número de celular que el mismo Buscaglia se encargó de dictar, el primer espectador que lograra comunicarse tendría la posibilidad de pedir un tema a gusto e piacere. El evento como creación colectiva: esa era la idea.

El repertorio del delivery set-list se abrió con el pedido de “Cerebro, orgasmo, envidia y Sofía”, del disco “El Evangelio Según mi Jardinero”, tema que Buscaglia se rehusó a tocar dando la justificación con más groove de la historia de la retórica: dejando correr a todo volumen la versión de estudio de la canción, dio a su público una visita guiada, vertiginosa e inolvidable, a través de los recursos que forman parte del collage compositivo de “Cerebro, orgasmo…”. La cantidad irreproducible de elementos utilizados en la grabación de ese tema y la dificultad de su adaptación a un solo multi-instrumentista no fueron precisamente los argumentos que persuadieron al auditorio: la energía del imponente showman y la musicalidad que contagia con solo moverse fueron las estrategias que lo dejaron atónito.

Se fueron el segundo pedido, el tercero y así hasta el decimoséptimo. Pero no hicieron falta tantas canciones para decretar que el experimento había sido, efectivamente, todo un éxito. El público guió caprichosamente a Buscaglia entre sus propias composiciones, como “Oda a mi Bicicleta”, “Candombe de Marte”, “Yo nunca pedí” y “Ante la duda, todo”, hasta llevarlo a un cover de los geniales Beatles que logró interpretar no con menos genialidad.

Mostrándose eximio guitarrista, pianista, bajista, percusionista y hasta sintetista y loopista (si valen los neologismos), Martín Buscaglia se erigió en vivo como un reservorio latinoamericano de versatilidad y talento: desde baladas románticas hasta payadas de corte gauchesco, el show cerró con un compilado de siete canciones concatenadas y nada, absolutamente nada, se salvó de la alquimia rítmica construida entre el uruguayo y su público. Afortunadamente.

Y resultó ser que lo de “Hombre Orquesta”, a fin de cuentas, no era ninguna metáfora.

Más información: Martín Buscaglia se presentará nuevamente en el CAFF el próximo jueves 14 de julio a las 21 hs.  Anticipadas con descuento en Billinghurst 894.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: